Seguidores :D

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una maldita noche de alcohol, sexo y drogas.

Aquella noche había sido testigo de su traición.
Cerró con un portazo y se adentró en el bosque de la sierra madrileña durante horas. Sus lágrimas no cesaban, apunto de congelarse debido a las bajas temperaturas.
¿Qué importaba? Una de las personas más importantes de su vida la había traicionado de la manera más cruel.
- ¡Jade!
Aquella voz. La que le había puesto miles de sonrisas a su rostro antes de dormirse. Aquella voz que le levantaba cada día. Aquella voz que le revolvía las tripas y le provocaba nauseas. Comenzó a correr. Nunca habría imaginado la rapidez de sus piernas al moverse.
- ¡Maldita seas!- se repetía una y otra vez.
No podía apartar esa imagen de su cabeza, la culpable de este momento. Oía la madera crujir ante sus pasos, las ramas de los árboles al rozar contra sus rostro; los pasos de una persona acercándose a ella.
“No te detengas ahora Jade, sigue corriendo”, eran las palabras que sonaban en su cabeza.
Alguien se abalanzó sobre ella, sujetando su cabeza para que no se lastimase.
- ¡Suéltame! ¡He dicho que me sueltes! –Jade intentaba liberarse de sus brazos; no paraba de llorar.
- ¡Escúchame! Lo que viste no es nada.
- ¿Ah, no? Y entonces, ¿qué coño hacías haciéndole el amor a otra?
Gorka la soltó y la ayudó a levantarse.
- Perdóname por favor, he sido un idiota.
- No. Eres idiota. Pero como yo no lo soy, esto se ha terminado…
- Jade, déjame explicarte lo que pasó, Carmen y yo…
- No, ¡déjame acabar! Esto se ha terminado, para siempre.
Ella comenzó a alejarse sin mirar atrás. Él se quedó tumbado en el suelo pensando en lo que había hecho que la historia con la persona más maravillosa del mundo acabase. Todo por una maldita noche de alcohol, sexo y drogas.


Tuenti: Claudia Lorences García :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario